Sillas de ducha autopropulsables

Dentro de la gama de sillas de ducha Invacare, encontramos las que son autopropulsables por la misma persona que las usa. Estos modelos promueven la independencia del usuario, ya que las ruedas grandes hacen que se pueda desplazar él mismo, sin necesidad de ayudante o cuidador. De esta manera es más fácil conservar la intimidad en un sitio como el cuarto de baño. Invacare cuenta con una gama de sillas de ducha autopropulsables ideales para la higiene diaria de las personas con movilidad reducida. Garantizan la comodidad y la seguridad en todo momento, y se pueden usar a diario porque son muy prácticas y fáciles de limpiar. Se caracterizan por contar con asientos ergonómicos que ofrecen el soporte perfecto para cada tipo de usuario. Para realizar las transferencias de manera más fácil, van equipadas con reposabrazos y reposapiés abatibles. La abertura higiénica facilita el acceso a las zonas íntimas, y ayuda a la higiene en esa zona en particular. Esto es especialmente importante cuando la persona se asea sin ayuda. Las sillas de ducha Invacare están fabricadas en materiales de alta calidad como aluminio y ABS, que además están libres de corrosión. Esto hace que la humedad y el agua no las dañen. Las sillas de ducha autopropulsables van equipadas con ruedas grandes, muy maniobrables y prácticas. Hay disponible una gran gama de accesorios entre los que encontramos diferentes tipos de asiento, respaldos, o incluso accesorios para garantizar la seguridad como arneses, que ayudan a poder configurar la silla de baño según las necesidades específicas de cada persona.